12 noviembre 2009

El futuro está en el pasado... Manifiesto retrogamer



No es tan directa la descendencia que nos lleva de las primeras formas de juego domésticas a los MMORPG como sugiere esta foto trucada de un certamen de Gizmodo, pero todo ya estaba allí. Las retroparties sirven para que nos pongamos ñoños cuatro vejestorios nostálgicos, (que no somos más de cuatro), pero una mirada perspicaz puede descubrir de donde vienen muchas cosas, intuir lo que no creíamos latente (ni seríamos capaces de imaginar) entonces y con suerte, si no ver el futuro entender algo más este presente a toda velocidad de formatos y estándares nada cartucheros ni magnéticos, donde las joyas que reinaban una década ya no tienen sentido ante consolas hot con un trienio como fecha de caducidad; un mundo en donde pagamos al casero de la FK siempre tarde de pura necesidad, pero somos inmensamente ricos porque hay quien nos regala consolas y juegos que jamás pudimos conseguir y que ahora, en la cultura a toda velocidad, son poco menos que basura que atesoramos.

No es atavismo: no estamos anclados a ese pasado aunque en la intimidad nos de pereza gastarnos 60 euros (¡10 mil pelas!) en el juego del momento y hasta probarlo gratis en una copia de seguridad cuando quedan cosillas de hace unos años que probar.

Tampoco creemos que los juegos pasados sean mejores, estamos en contra de esos pesados que defienden la fingida profundidad del scroll múltiple en las 2D frente a las mareantes 3D, y fijo que si fuéramos por esos derroteros tendríamos que inclinarnos ante alguien que proclamara que la verdad desnuda y la esencia se encuentra entre vinilo y vinilo de color para dar profundidad a la Vectrex ¿No es eso adorar al pasado por ser pasado y no facilmente compartible para atrincherarnos en la dignidad del incomprendido?. Mandamos a estos caballeros a hacer turismo a las cuevas de Altamira, donde tendrán especial narrativa, imaginación activa y sus gaitas (que tampoco se olviden de las tabas romanas de paso). Esto consiste en juego y representación, pero para divertirse. Que nadie lo convierta en un concurso para ver quien tiene más antiguallas ni se me vuelva a quejar por enchufar un cacharro de una década demasiado reciente.
 
La esencia de nuestros eventos es algo tan sencillo es como que los juegos antiguos siguen siendo tan divertidos como antes. Lo único que les ocurre es que hay que quitarse el prejuicio del empaque actual y mayores opciones, pero se hacían maravillas con menos de 10 colores en pantalla, 4 direcciones y un botón. los GTA están muy bien, no eran concebibles antes, son como otra dimensión, aunque no hubieran sido concebidos sin los principios y las rupturas de paradigma que muestran algunas de nuestras añejas glorias, cuando podías llamar a un juego Car Race y quedarte tan ancho sin romperte más la cabeza.

Lo hacemos porque vemos lo bueno de antes, pero también de ahora; y porque no todo consiste en idolatrías. También podemos revisar ese juego tremendamente fallido, esa caspa que intentó crear ella solita un género y lo que aportó fue un horror de arte interactivo incomprensible. Lo hacemos porque tenemos sentido del humor, porque nos gusta ver la sorpresa de un neófito retroplayer al reconocer que algunas fórmulas se inventaron 20 años antes de lo que especulaba y su cara al no poder comoprender ni adivinar como se representaban ciertas realidades antaño... a ver si me adivinas de que va este juego o que hay que hacer para ganar.



Lo hacemos porque es arqueológico ver proto-aventuras gráficas, simuladores donde escasamente se transmite el movimiento y géneros que no llegaron nunca a asentarse, (las llamadas sendas perdidas) como los juegos abstractos basados en la higiene bucal o por compartir los juegos basados en famosas donde tienes que explicar aquello del seno liberado en la gala de fin de año...

Y lo hacemos porque es una buena excusa para desempolvar cacharros que da pereza enchufar, configurar o hacer cargar, por juntarnos y por picarnos a decenas de cosas distintas mediante las puntuaciones, con inmersión rápida sin tutoriales y acción sin FMVs cortarrollos, que las películas interactivas están muy bien... solo en casa.


Por todo esto, en la FK, hacemos retroparties.

Y porque para nosotros tiene especial atractivo, sentido y sensibilidad la retro-PSP que ilustra el manifiesto, obra de Michael Casanova para el mentado certamen.

Y por PacMan/Puckman, por la escene, por Atariage, por Sonic, Mario, Alex y hasta por Rastan, por Destroy the Humanoid y Dany, Dany, Dany, El Viru y John Tones, por el pixel pop y porque el corte de sierra de los sprites, como la arruga, es una cosa bella... y por 100 razones igual de profundas, esenciales, íntimas, dementes, deconstructivistas y gamberras, que esto es tambien recicle punk...

Gracias por estar con nosotros... y lo que nos queda. Pronto, fecha ya para la próxima retroparty.

All Your bases are belong to us
Publicar un comentario en la entrada