01 noviembre 2009

Smallworlds: lo mínimo para un videojuego y sin necesitar más

Curioso descubrimiento cuando ando pendiente de que viene hablando John Tones/ Pedro Berruezo desde que dirige la revista Superjuegos Extreme y perdimnos contacto. Se trata de un videojuego en flash llamado Small Worlds que no es ni mucho menos otro videojuego en flash ni el enésimo juego de este tipo.


Diseñado por David Shute, haría el tonto si me extendiera en que recuerda, con efectivo zoom en tercera persona, a la exploración solitaria y ambiental de Myst. Es cierto que hay que explorar un entorno extraño bajo una música malrollista o que sus quince minutos de duración aproximada valen la pena, pero también se supone que hay parecido claro e insoslayable entre tu abuela y la top model que se te ocurra, pero la diferencia es abisal. Volviendo a nuestro juego, con solo cuadrados (pixeles para el entendido), apenas un par uno encima de otro para definir lo que sería nuestro personaje (sin animación no se puede hablar de sprite que valga), es una experiencia jugable, muy jugable y desafiante. Digna de jugarse para todas las edades y niveles de jugón, aunque sea solo para recordar cuan poco se necesita para hacer un buen juego y como este poso esencial, que solemos olvidar, es lo que hace que algo no funcione por muy cinemático, publicitado o modelado en 3D que sea...

Juegalo aquí. Tarda en cargar, pero la espera lo merece...
Publicar un comentario