01 agosto 2013

Como decíamos el último día...

Fray Luis de León también se vio abducido un tiempo de su cita regular, en este caso, la Universidad y no hizo dramatismos con sus avatares en la cárcel y con la Inquisición detrás. Ante este precedente, no voy a contar cómo de atribulado he estado y por qué no he posteado antes. Diariamente he querido hacerlo y ya estamos otra vez. Así que hasta le copiaré el arranque a Fray Luis para no demorarnos ni darle especial importancia.

Decía el otro día que iba a abrir un poco las metas y campos del blog. Bien, no estaría mal comentar a modo breve pero con juicio crítico, que frikadas voy devorando para no perder la cordura y haceros unos cuantas recomendaciones, porque mi intención es comentar lo que no cabe en sitios como Fanzine Rolero y hacerlo de forma más breve, menos metódicamente (de forma menos plomiza) buscando algo bueno a recomendar y contaros por qué me parece bueno más que destripar con alegría que es un deporte muy de Internés. Pos eso.

Antes de nada, cuento con que muchos me seguís desde los tiempos de la FK física y os saco una década de edad o más, así que alguno no se asuste de como trato pedagógicamente cosas que se dan por sabidas, pasaba en algún artículo anterior como el primero para mostrar las bondades de Ragnarok para aquellos que no lo conocieron (nacer en los 90 complicaba la cosa y lo entiendo). Los roleros viejales habituales tampoco se verán abandonados.

Como sabéis ando en paro y tirando como puedo con algún trabajillo ocasional, así que tiempo no me falta; si acaso, ganas a zambullirme en algunas frikadas. Os acordáis que hace tiempo que no hablo de tebeos (y de nada, pero dejemos eso) Bueno, yo le echo la culpa a los tebeos en sí, y no porque se edite poco o se edite caro, tampoco leo ni la décima parte que antes, teniéndome que documentarme aquí y allá para cosas roleras o novelísticas y siempre fuimos pobres creciendo con el fenómeno del intercambio y eso de prestarnos las cosas o irlas a disfrutar en casa del colega cuando no podías moverla por imposición paterna (el PC o la consola).

Los que andan amenazados con el salto digital de los videojuegos que ahora son más descarga y compra de licencia que algo físico, deberían tener esto muy en cuenta. Pero ya ando divagando. Que me sigo cambiando tebeos de vez en cuando con los colegas aunque mi colección está prácticamente extinguida porque me la he comido (pero somos ya mayorcitos para que nos llame por teléfono porque es tarde la mujer en vez de la madre y no tengamos que hacer intercambios de rehenes teniendo que prestarnos mutuamente material en misma cantidad).


Pero bueno. Ya me he enrollado. Os cuento el asunto en un próximo post para que podáis seguir mis razones de por qué ando tan desconectado del tebeo al uso. Mantendremos esto reseñando que cosas considerables como frikis uso para alimentar mi cerebro.

Estamos de vuelta.


Publicar un comentario en la entrada