21 agosto 2013

Porno (Trainspotting 2) - Irving Welsh (y esperable peli)

Como comentaba en este otro post tratando Trainspotting, a su autor Irving Welsh, le pilló el éxito con una primera obra (de necesidad, imperfecta y autobiográfica, que dicen los sabios en esto) y no le acompañó con producciones posteriores que, aunque resultan muy cucas de primeras, como ''Acid House'' no he tenido la suerte de leer. Era inevitable, aunque no natural para con ella, que intentará el hombre unos años después sacarle más partido a su primera obra y mayor éxito (secuelas lo llaman). La cosa se llama Porno y es Trainspotting II, atentos que se han confirmado los mismos actores para rodar la adaptación en film. Ha habido noticias recientes al respecto y pintaría tal que así:


Yo en mi pompa y dejándome la piel y las horas en la FK ni me enteré habiendo salido traducida y todo, pero una vez más Miki me puso sobre aviso. Avanzando lo de la peli, que al final será una realidad (como seguramente, estaba ya en mente del autor al empezar a redactarla) aprovecho para marcarme una reseña. Aunque agotada hace años, apostaría mi último pitillo en la madrugada a que en nada habrá reedición. He de decir que inevitablemente les voy a destripar (spoilear) el final de la primera novela (y peli), avisados estáis.

Si ''Trainspotting'' iba de pincharse y como las líneas tus venas acaban pareciendo un mapa de paradas de metro, aquí la cosa va a girar en torno de hacer porno casero (y es anterior a ''Zack y Miri: ¿Hacemos una porno?'' con mejor contados los vericuetos de rodar algo así que con la peli mentada), siendo idea de Sick Boy, como no, el de los fabulosos planes. Ha pasado ya más de una década, por lo que el interfecto es divorciado y padre de un hijo que desprecia, asqueado en trabajos cutres  mientras continua con su promiscuidad y su uso de la ingeniería social, para entendernos, está hecho un Barney de ''Como conocí a vuestra madre'' y antes de decidirse productor porno ya se le suben los humos como emprendedor cuando dejan a su cargo un pub (de los anglosajones de verdad, que ponen comida y eso, no lo que llamamos así aquí).

Huelga comentar que andan todos desenganchados. La droga tiene mal final, no engañemos a nadie, así que andan en torno de ella pero a través de borracheras, porros y alguno le da especialmente a la farlopa. Los delirios empresariales de Sick Boy servirán para ir hilando y metiendo de por medio al resto de personajes del libro anterior, con cierta habilidad y a veces algo forzadamente, pero no nos íbamos a conformar quedándonos sin alguno. Se hace interesante que ahora se hace más énfasis en que los capítulos van contados desde la perspectiva de cada uno de ellos, técnica que no trasladó la primera peli aunque estaba presente en el libro (y ahora estar en la cabeza de Spud es complicado de seguir) y que por vez primera tenemos personajes de peso femeninos.

Cuando uno empieza a escribir arranca con lo vivido y lo que tiene, así que supongo que no se atrevió antes a meterse tan de cabeza en estos menesteres. Al fin y al cabo ¿quien sabe en qué piensan las tías siendo poco más que un adolescente? y la cosa le funciona. En general, se nota que Welsh ha crecido como escritor a todos los niveles durante estos años. Por cierto, uno de esos personajes femeninos (y de los reencuentros forzados) es el de la colegiala con que se acuesta Renton sin saber su verdadera edad.

Y hablando del rey de Roma, también tendremos por aquí a Mark Renton, la Marie Sue del autor; que viene a ser el personaje mimado porque es un trasunto del propio autor y que siempre acaba bien (es un error típico de escritores amateur plantearlo así, pero casi es eso en el primer libro). Su retorno me descolocó mucho y os explico por qué, al final del primer libro que acaba justo igual que la peli, Renton enumera las preocupaciones de la vida normal y se promete que ahora se ocupará de ello portando la pasta robada y tras haberse fugado de Escocia para hacerse una nueva vida, pero cualquiera podría ver ironía en esas líneas y la sonrisa de Ewan McGregor en la peli nos hacen pensar que va a hacer justo lo contrario. Además, ¿Quién demonios va a desintoxicarse a Holanda? Pos eso.
Pero no, que se ha echado una novia allí (!), va a un gimnasio y conoce artes marciales (!?) y ha montado un garito (!??!) bueno, pos nada. Pero no me digan que esto no es mimarlo tampoco.

De una manera u otra acabarán juntándose los viejos personajes y alguno nuevo de necesidad (rayos, esto va de hacer porno y en el plantel original eran todos tíos), va a estar en el aire lo de que Spud si cobró su parte por el golpe que hicieron y Begbie está suelto y buscando venganza, la cosa está muy divertida.

El libro intenta más o menos ponernos en situación respecto al anterior, pero está claro que se ha intentado que pueda ser disfrutado habiendo pasado solamente por la peli, tal como también poco sabremos de otros personajes menores no adaptados en ésta y no tendremos ni rabia juvenil contra los ingleses (sus mejores compradores ahora), ni referencias pop ancladas en el pasado (para no despistar a los noventeros), ni ese descarnado nihilismo de la primera novela. Esto va así: si te gustó la peli de Trainspotting (que no hace falta el libro) te lo puedes comprar para encontrarte con cómo han pasado el tiempo y nuevas aventuras. Suena frívolo, en cierta manera también lo es este libro aunque no tanto como pudiera parecer, pero solo busca entretener siendo claramente fan service.

Renton sigue siendo el más guay y mucha gente acabará escarmentada en estas nuevas aventuras más claramente corales. Esto no es una maravilla pero me la leí de un tirón pasándomelo en grande, cosa que al fin y al cabo es la intención inicial y donde ha quedado la novela, género burgués por excelencia (que dicen otros entendidos) y que parece ser que se ha convertido en el sustituto de la tele para la cama y el entretenimiento en el autobús para los obreros que se creen más listos y clase media (asunto el de la literatura de consumo para otro post en sí). Pero oye, este blog va de cultura de consumo y sin pretensiones, para lo suyo funciona y debéis leerla si os gustó lo anterior. Disfrutable.
Publicar un comentario en la entrada