02 agosto 2013

World War Z, la película

Despropósito. No vayáis a verla si no tenéis las expectativas muy, muy bajas no esperando nada o, si conocéis el libro, no os hacéis a la idea que las adaptaciones suelen ser un churro. World War Z es la adaptación del libro homónimo de Max Brooks, pero es una adaptación sui generis como la de Los Hombres que Miraban Fijamente a las Cabras, que es un ensayo divertidísimo (y encima auténtico periodismo de investigación, a ver si reseño) que se adaptó a peli con famosos y una historia narrativa convertida en ficción que desvirtuaba todo. Aquí pasa lo mismo.


El libro original es una crónica periodística (ficcionada) tras el colapso de la civilización y la reconquista de la tierra a los zombies de manos de los pocos supervivientes organizados que quedan. La peli es una peli al uso con el periodista del libro adaptado como hilo conductor meneándose de un lado a otro, lo que hace todo más inverosimil y menos florido, porque están los tiempos de transición en los que han de poner excusa y medio para que el personaje de Brad Pitt pueda ir de un sitio a otro y eso hace que se recorten los lugares a visitar y los testimonios.

Estábamos avisados y es que parece ser pedir mucho arriesgar rodando un mockumentary (un documental falso como manera de narrar) que sería el formato ideal de la adaptación, que además permitiría enseñar escenas espectaculares amparándose en que siendo de archivo de cadenas de la tele o similares (y el poco angular y ensuciar la imagen les ahorraría además dinero en efectos). Por arriesgar menos el prota es Brad pitt, que quizás sea el Robert Redford del futuro por como va aprendiendo a actuar con los años y se le nota cuando se pone, pero para toda la pasta que cobra Brad Pitt, no hubiera sido mal criterio recurrir a actores de la tele relativamente conocidos que intentan saltar al Cine de alto presupuesto y gastarse la pasta en efectos especiales (eso se hizo en Starship Troopers y se notó donde se empleó el dinero). Para terminar de gafarla, la peli ha tenido una posproducción muy accidentada y este no es el primer ni segundo montaje que se hizo, sino el resultado de volver a ponerse rodar nuevas escenas para darle chicha y dividir la peli porque no cabía todo.

El resultado es pobre por muchas razones. Pasa lo más grande desde los primeros casos de infección y la reconquista y se nos cuenta de diversas partes del mundo afectadas, pero menos que el libro.
Para mayor ridículo, resulta que como Rambo IV perdió mucha recaudación por no ser apta para más amplia franja de edades por su violencia explícita, aquí no pretender arriesgar poniendo tantos millones, lo que nos lleva a pasar la vergüenza (ajena) de una peli de zombos en las que ni destripan a nadie ni se ve sangre. Una gran ocurrencia tan funcional y coherente como el porno romántico o el introspectivo (que pretenden sus autores que existe y que funciona y todo).

Pero es que para colmo, los zombies corren (contraviniendo el texto de Brooks en este libro y el anterior), cosa a la que me niego y bajo la cual no sobrevivía ni el tato, pero aquí ya no es que corran, sino es que hasta se hacen casteliers para superar los altos muros de Israel, que cae bajo los zombies (otra contradicción con el libro). Incluyo foto porque yo no creía que habían sido capaces de hacer esto ni habiéndolo visto. Sí, yo pensaba que lo del cartel reproducido más arriba era un diseño conceptual, pero no, no, va en serio. Ahora los zombos son más hormigas que nunca.


Pitt se meneará por el mundo con excusas formales, pero tal como pasan las cosas, pronto deberían calarle como a Jessica Fletcher de Se ha escrito un crimen como para que nadie le invite a ningún sitio por gafe. Pero bueno, ojalá fuera inverosímil solamente por esto...

Continuando con los descalabros del film en sí, que no la adaptación igualmente gafada, vamos a perder sensiblemente ritmo tirando para el final, donde recurren a una tensión más de terror opresivo después de la que han liado parda con acción hasta ridícula además de absurda. Y parece ser que los grandes momentos bélicos del libro quedqn para contarse abiertamente en la posible continuación en proyecto. Posible, porque está pensada, pero entre el pastizal que se han gastado y el que recaudarán pero el boca a boca hará mella siendo menos de lo que parezca en su primera tendencia, veremos si con lo que toque invertir entonces y lo que pida Brad Pitt se atreven a hacerla.

Si podéis aceptar una peli con zombies que corren y esprintan, sin sangre y sin un final del todo porque nos espera otra peli para seguir avanzando la historia, valdrá. Para colmo de males, se toma muy en serio a sí misma (lo que no está mal, pero la hace perderse buenas inspiraciones si le echarán cara y sarcarmo), así como algunos grandes momentos del libro se pierden, otros están escasamente reflejados, y no es por purismo en cuanto adaptar, es que ha quedado algo endeble, la verdad. Para echar un rato sin ninguna aspiración y alguna risa (no buscada por el film).
Publicar un comentario