18 agosto 2013

Matadero 5 - Kurt Vonnegut: un clásico (americano) totalmente alucinante y alucinado

Por aquí a veces dejamos caer alguna novela que otra y ya hay alguna Chuck Palahniuk reseñadas, autor revelación y revolucionario en su momento, ínclito y provocador autor que mete tramas tan chocantes, entornos tan sórdidos y tan fresco y bla, bla. Seamos claros, todo lo grande que destacan en el primer Palahniuk estaba inventado y mejor llevado hace décadas en Kurt Vonnegut y su (seminal) Matadero 5.


Vonnegut nos trae un libro ágil, entretenido, irónico y con muchos personajes y situaciones extrañas, pero que no deja de poner los puntos sobre las ies sobre la locura de su tiempo y de nuestra sociedad, sin tener que dar discursos. Siendo publicada en 1969 y tan respetada en la literatura de su país como para ser parte de las lecturas recomendadas en secundaria, el libro de Vonnegut tiene mucho de vivencial, otra cosa que hace como Palahniuk, aunque tiene elementos muy particulares que son clara y evidentemente ficción. Me estoy refiriendo a extraterrestres y viajes en el tiempo. Sí, habéis leído bien. Es un libro con la segunda guerra mundial y que habla de un campo de concentración, así que tenemos aliens, nazis y viajes en el tiempo. Y se lee en los institutos americanos.

Hubo un tiempo en que los editores sabían más de literatura que de marketing, en los que se implicaban con el autor y los textos, en los que esperaban innovar y apostar con lo que pubicaban. Vonnegut quería escribir un libro sobre la guerra y consultó a su editor, que le dio un consejo tan bueno como que no perdiera el tiempo escribiendo sobre que la guerra era cruel y una mala solución indeseable, sino que se centrara en lo absurda de por sí que es la guerra.
Así que el libro comienza con la muerte de un oficial aliado prisionero en un campo de concentración que es ejecutado... por los aliados que toman la ciudad y el campo. El buen hombre, al ver a sus vigilantes huidos, encontrar todo bombardeado y estimar que pronto se encontrará con los tropas de su bando, preparaba un té plácidamente hasta que eso ocurriera, pero lo confunden con un saqueador y es fusilado. Ocurrió cerca de la fábrica cárnica reconvertida que era el campo de concentración, habiendo salido de donde estaba el pabellón de oficiales prisioneros que había sido antes el quinto matadero de la fábrica; de ahí el nombre del libro. Es una anécdota real.
En cuanto cuando y para que aparecen alienígenas y una especie de viajes en el tiempo o el concepto de destino, muy presente en las obras de Vonnegut, pues no diré nada que ya he dicho mucho precisamente para que corráis a buscaros el libro. Es una bomba.

Otra de las constantes del autor es hacer mención a la obra de un escritor ficticio de ciencia ficción barata llamado Kilgore Trout y trasunto de Theodore Sturgeon. Al comentario de distintos personajes en distintas novelas de los argumentos de los truculentos argumentos de sus relatos uno no puede más que maravillarse por la inventiva de Vonnegut.

He de comentar que soy entregado admirador de Vonnegut, fue descubrirlo con este libro y devorarlo en una sola noche fascinado. Soy novelista frustrado (es decir, no termino ni me gusta nada de lo que intento, pero bien me lo paso cuando puedo no teniendo que escribir ni traducir rol) y su estilo, temas y elementos vienen a suponer que me encontré con el autor que me gustaría ser y los libros que me gustaría escribir. Es capaz de hacer con cada uno de ellos un relato de su sociedad y sus incoherencias, hablar de paradojas reales y ficticias que demuestran sus tesis, describir la naturaleza humana y el despiste de la víctima del destino y el secundario ocasional de una gran historia a la que acaba abocado, y mientras introducir elementos chocantes fuera de lo que se cabría esperar en la manera encorsetada que tenemos de ver ciertas novelas según su marco y pretensiones ¿Por qué no pueden aparecer alienígenas en un libro sobre la locura de la guerra? Pues eso mismo.

Terriblemente rompedor y disfrutable. No sé si es de lo mejor que he leído nunca (he leído cosas muy reverenciadas y meritorias en estilo), pero sin duda es de lo más sorprendente, divertido e intelectualmente estimulante como contador de historias que me he topado nunca, y eso ya es mucho y más que suficiente como para recomendarlo con todas mis fuerzas. Tiene más libros y hay adaptaciones... pero nada, leeros este libro y ya hablaremos de todo eso en otro momento.

1000/1000
Publicar un comentario en la entrada