21 enero 2011

Comunicado:

Fundacion Kaufman cierra sus puertas.

Hubiéramos preferido comenzar con algo más lírico, un panegírico a la altura de las circunstancias, o fusilando a Reverte con un "No era un buen librero, pero sin duda era un hombre valiente". Pero llegados a este punto, no queremos encarar esta noticia con tristeza. Nos debemos algo más y mejor a nosotros mismos, y a vosotros, quienes la estais leyendo.

Han sido siete años duros, muy duros. Cuando abrimos por primera vez las puertas de la FK, lo hicimos cimentando un sueño hermoso y sabiendo que a nuestro modo, y a nuestra escala, íbamos a marcar la diferencia. Y vaya que si lo hicimos. Me gané la imagen de librero loco, sí... Pero también hemos tejido una red de clientes satisfechos, de muchos pedidos servidos hasta lugares insospechados; hemos batallado contra miles de imprevistos y atendido al público bajo buenos y malos tiempos.
Apadrinamos la fundación de la primera comunidad de creativos y autoeditores de este país, una forja a la española como quien diría. Y luna a luna, aunque nos mirasen de forma extraña, demostramos que había vida más allá del mercado mainstream.
Sí, tal vez nunca fuimos la niña más mimada, ni la más rica, ni tampoco la más hermosa del baile... Tampoco quisimos serlo. Simplemente nos conformábamos con ser la vuestra.

Pero todo sueño es finito, nada dura para siempre y todo ha de llegar a su fin.


Y ahora es cuando parece que va a cundir el pánico, porque quedan muchas dudas en el aire. Muchos asuntos pendientes, y en algunos casos, dinero de por medio a devolver y deudas que ir saldando.
Dormid tranquilos, que al menos en estos años, me he ganado a pulso aquello de ser honesto, leal y cumplidor. No hay intenciones de hacer mutis por el foro dejando empantanados y pringados a terceros, y como siempre hice e hicimos en la FK: Para cada problema, tarde o temprano, con comprensión y buena voluntad, sabremos encontrar una solución a medida de todos vosotros.

Ha llovido mucho en estos años, y bajo el chaparrón de la crisis no vamos a engañar a nadie con un "No es lo que parece, te lo puedo explicar". No somos la primera del ramo en tener que bajar la persiana, aunque quizás si somos la primera que más ha hecho por resistir esta situación contra viento y marea.

Nos asaltaron con fuerza y nocturnidad hace casi un año, llevándose más de un millón de las antiguas pesetas en material de juego coleccionable que nos dolieron en el alma porque comíamos con ello, y no nos rendimos. Muchos a quienes ayudamos en el pasado, a petición suya o hasta a motu propio, nos han dado la espalda olvidándose de nosotros en momentos clave en la que los hubiéramos necesitado, y dejaron las palabras "amistad" y "gratitud" como prostitutas ajadas y olvidadas en la calle bajo la lluvia, porque ya no interesaban en favor de otras más frescas, y no nos rendimos.
Mientras caían las ventas, cerraban compañeros del gremio, y la gente favorecía y recomendaba el "Oye compra en Amazon que es más barato", a veces incluso bajo nuestra propia casa y entre las paredes que estábamos pagando nosotros con nuestro sudor: Nosotros seguimos en la brecha, peleando ofertas, buscando la manera de que no faltaran importadores, atendiendo pedidos y poniendo al mal tiempo la mejor cara posible. Era nuestro trabajo, sí, pero no nos rendimos y eso nunca ha sido menos cierto, ni siquiera ahora, que coincide el asalto malintencionado a la tienda virtual junto a que quien nos alquila el local quiere hacer uso de él no deseando renovar contrato.

Porque esta noticia, este cierre, esta amnesia en el cielo del paladar si me apurais, no es una rendición... Es una consecuencia. Y es que entre muchas muchas cosas, se ha cumplido aquello de "Entre todos la mataron y ella solita se murió".

Mientras escribo estas líneas no sé como me las apañaré para seguir disfrutando de cosas tan sencillas como tener un techo o un plato de comida caliente, si podré seguir encendiendo los cigarrillos que muchos de vosotros sabéis que no dejo ni a tiros de fusil, y en estos días inciertos, he de despertarme finalmente de este sueño de librero loco que ya no puede seguir siendo: Lo primero es antes, mal puede uno pensar o acordarse de creatividad, de comunidades, de lunas llenas y de PDF. Lo siento pero en estas circunstancias no se puede continuar, no antes de cumplir con quien se debe.

Serán unas semanas duras las que vienen por delante, mientras damos salida poco a poco al material que queda, vamos estudiando cómo y en qué medida podemos ir pagando deudas y cerrando cuentas pendientes, y respondiendo a vuestras preguntas e inquietudes. Pero hoy, como ayer, no nos rendimos.

Sólo un alto en el camino, un tiempo muerto necesario, un cojer aire mientras nos bajamos un poco de este mundo mal pagado y después una promesa, un ya veremos, un "nos conocemos demasiado bien" como para saber que estas no van a ser ni mucho menos las últimas líneas que tenga que decir.

No todo ha sido malo, y hasta en un merecido entierro, hemos sabido rodearnos de quienes nos apoyan y nos ayudan en estos malos tiempos. A ellos les damos las gracias, y a vosotros, compradores y usuarios de la FK, autores y columnistas del Fanzine Rolero, asociados en risas y locuras en SPQRol; a todos aquellos que no importa si fuisteis muchos o pocos, pero que os quedasteis con la que nunca fue la niña más hermosa del baile, pero sí quizás la que más os supo dar: Nuestro más sentido agradecimiento. Fue por vosotros por quienes no nos rendimos.

Podreis seguir en contacto con nosotros por correo electrónico, no el teléfono de un establcimiento donde ya no estamos. Ahora, tanto mi ''oficina'' como mi almacén son un inmueble particular terminada la acelerada mudanza, e iremos tratando a cada afectado personalmente buscando soluciones.

alejandro.gmontoro(arroba)gmail.com
alex.werden(arroba)gmail.com

Ni nos rendiremos. Pero eso será mañana quizas. Hoy amanece y la FK no abrirá por primera vez sus puertas. El sueño se acabó, y es hora de despertar.

Alex Werden, con la venia de Alex Koña, de Fundación Kaufman.
Publicar un comentario en la entrada