05 noviembre 2013

La saga de REC (patria y USAca): la 2 USA, la 3 patria, género y peste de país

Continuamos con el repaso de la saga con la ventaja del tiempo de distancia que empezamos aquí.


Imagen promocional exploitation, engañosa y maravillosa

Quarantine 2

Los americanos, que suelen contar con asesores de los cuerpos de seguridad para conseguir verismo en lo que ruedan, es posible que hubieran hecho infinitamente mejor la segunda parte de REC, pero nos quedaremos con las ganas de saberlo. Yéndose por la tangente, hacen una segunda parte que sí que parece un directo a DVD y seguramente lo sea, y que no tiene nada que ver con nuestra segunda parte. El resultado no es mucho mejor.


No debió convencerles lo de los poseídos o nadie les avisó, porque ellos toman la vertiente infectados presente en la primera para tomar los hechos de aquella (referenciados en esta secuela no-remakeada) como una especie de ataque de terrorismo biológico. Una vez más hay una cuarentena, pero esta vez es en una terminal de un aeropuerto, en la zona de carga y ni con estas ni empezar a bordo de un avión se intuye mejor presupuesto que la española, pero cumple. Tensión, sustitos y abuso del modo visión nocturna (falseado) de las cámaras de mano, algo que hizo mejor Fresnadillo en esa chorrada de la segunda parte de 28 días despúes, se lo tengo que reconocer. Esta es una peli rodada en modo convencional y que se deja ver sin estridencias o, al menos, yo no sentí que se comportaran de forma absurda o que no me creyera la situación como ocurre con la segunda parte española. Algo es algo y la tuve bien usada como relleno de domingo por la mañana, que es como me aficioné al género, con pelis buscadas al día antes en el videoclub sin esperar nada más que pasar el rato y sin tanta saturación de info promocional previa que te revienta la peli y te hace esperar algo de ellas.

REC 3

Continuando con las reglas antes mencionadas, tenemos aquí la tercera parte, vilipendiada por los aficionados por el origen sobrenatural del peligro como la segunda, y tres cuartos de lo mismo por el hecho que no siga el formato de metraje encontrado de las anteriores, aunque también hubo quejas de la fórmula estaba ya agotada (¡JA! Que se lo digan a los de Paranormal Activity y derivados). Una cosa es que algo esté muy visto y sin nada nuevo que contar (por ejemplo, los zombos) y otra es que dando dinero todavía vayan a cortarse de hacer más pelis. A ver cuando nos enteramos. Lo bueno de la explotación de una moda por aprovechados que intentan trabajar rápido es que luego salen pelis deliciosamente horribles como las que vemos en el programa de Cine Basura de C+, pero esta no es ni tanto ni tan poco.

Esta vez tendremos narrativa convencional aunque los primeros minutos se cuenten a través de distintas cámaras. Queda simpático como guiño a las anteriores, incluso ingenioso; pero eso no quita que sean veinte minutos agónicos hasta que empieza la bueno. Estaremos en el convite de una boda, y la pena es que esos minutos no sirven para caracterizar a los personajes cliché que se gastan, cosa que no hacía falta, pero tampoco se hace ameno. Destacan dos personajes esperpento y cómicos en cierta medida: el animador infantil vestido de exploit de Bob Esponja (indicando que no ha llamársele así por cuestiones de derechos varias veces) y un tipo mustio que se revela como agente del SGAE que inspeccionaba el uso de música con derechos para cobrar. Desconozco si todo esto es una pullita sabiendo que tenían las puertas abiertas a rodar en las américas o es que intentan causar simpatía, (y el género no suele juzgar, sino que recoge el sentir popular, lo que anda en al aire). En todo caso, no importa y es triste que esto y el uso de atavíos medievales para defenderse sean los puntos que encuentre merecedores de hacer hincapie, pero tampoco quiero mencionar su trasfondo (pasteloso) de amor verdadero ni todo lo malo que me han dicho sobre ella.


Vamos a ver, no digo que nada en REC 3 sea nuevo ni que sea especialmente bueno, pero es divertido. La tercera parte sabe dribblar desde lo que ha venido haciendo hasta ahora para que no le piten falta y no cagarla como en la anterior, eso no ha sido muy comprendido y sí muy criticado, pero no necesitábamos una trilogía de infectados cámara en mano lo mismo que tampoco hacía falta esta peli de pose gamberra con lugares comunes del (sub)género, pero sin embargo esto sí se puede acoger como novedad en la saga y agradecerse como algo para el disfrute. En vestidos de novia ensangrentados y sexis, motosierras o el gore no se recrean mucho, pero aparecen lo justo para indicar que saben lo que nos gusta, con oportunidad para descontextualizar (¿o recontextualizar?) a algo ya estridente, futurista y desfasado a la vez como el Elosise de Tino Casal. No soy un lelo que piense que no podemos hacer género (un poco de culturilla cinéfaga nos demostrará que hicimos muchas y de muchos géneros), tampoco defiendo el que éstos deban españolizarse o hacerse pasar por lo cañí pasando a ser burlescos, pero me ha hecho su gracia sacar a colación a Casal con lo zombie, cuando él mismo hizo algo insólito en los 80 que aún estaba fresco aunque imitado cuando le dieron un revival pasado el 2000. Con los zombos y los géneros viene a pasar lo mismo.

REC3 no es una gran peli, tampoco es redonda y sin flecos, pero cumple perfectamente para pasar el rato y siendo española tiene mejores valores de producción y degustación que docenas y docenas de películas internacionales invocadas con la moda del revival zombo. Me gusta que pueda tener cierto humor pero sin buscar que se haga el payaso y sin sacrificar lo que pueda (intentar) tener de dramatismo. Sin esperar mucho, ha sido una sorpresa agadable verla antes de confeccionar este repaso a la saga.

Conclusiones generales

Aquello de la Fantastic Factory no dio mucho que recordar, pero el rebufo de aquello nos ha dado algunas películas que disfrutar sin pretensiones e incluso recordar con cariño. Para mí la primera y la tercera vienen a aportar eso, y ninguna de la saga patria o yankie deja de funcionar bien y mejor que muchas otras.
Quizás a partir del 2020 pueda la afición revisar con más perspectiva esta oleada e incluso reivindicar alguna, tal como hoy se hace con Cine de género hecho en nuestro país en décadas pasadas. Hay cosillas valientes, con flecos y hasta agujeros, pero meritorias, como puede ser La Herencia Valdemar que han sido muy maltratadas y lanzadas a la ignominia y el olvido antes incluso de estrenarse, y es una pena.

No nos pongamos delicados, es muy difícil hacer Cine en general en nuestro país y casi imposible hacerlo de género en particular. No tiene que ver con la crisis económica, la (supuesta) crisis creativa o el que ir al cine cueste caro, viene de más atrás cuando el Cine subvencionado no tenía por qué ser rentable, de cuando las películas populares se tildaron de basura para idiotas desterrándose a fondos en videocasette de videoclubs que ya no existen. Hemos olvidado cómo hacer género y que gusten nuestras películas a nuestra gente, por no hablar de que no han tenido espacio para formarse las nuevas generaciones necesarias para hacerlo y se ha olvidado como conseguir dinero privado para ello. Estos conatos apenas se sostienen a veces como pelis y cojean mucho, pero es un tipo de cine enfermo y en rehabilitación que todos creíamos ya muerto, bastante hace ya y puede que se recupere si el entramado industrial y de intermediarios le deja y nosostros lo miramos sin prejuicios.

No me hace falta un REC4, pero tampoco la tercera e incluso la primera. Esto no funciona así y convendría explotarlo un poco más que les va saliendo bien. Estaría estupendo una cuarta parte con la infección/posesión en plan masivo por las calles y un formato convencional con fuerzas especiales que se comportaran como tales (algo así como La batalla de Los Ángeles) y con 3D, que se puede porque lo tuvo una de Torrente. Igual no iría al cine a verla, pero si me haría con ella en DVD cuando estuviera a unos 6 eurillos y tuvieran la buena voluntad de meterme el making off de promoción que suele hacerse y unos míseros audiocomentarios. Lo dice un tipo que un mes bueno ha de cubrir sus necesidades con cien eurillos, no estoy siendo frívolo sino mostrando apoyo sincero.

Actualización: compruebo que el proyecto existe y no tiene nada que ver con mi idea, pero tampoco me parece mal ni dejaré de verla.

Más que lloriquear con tanta crisis lo que deberían hacer son más films pasajeros y que valga la pena ver en la gran pantalla con ediciones a precio ajustado y un poco de valor añadido frente a posibilidad de la descarga a pelo. Y aquí producciones medias tirando a baratas y el Cine de zombos, de vengadores/justicieros, de comedia de enredo picarona y demás tienen mucha más cabida que la última de Garci que fue a ver muchísima menos gente que cualquiera de las REC, es lo que hay.


Y si el público es tonto sin sensibilidad, pues lo será y lo seré yo también, pero quiero abstraerme y sus valores artísticos no tienen por qué encajar con los míos respecto al disfrute, así que si van a filmar con dinero de mis impuestos y quieren que rente en taquilla y/o venta directa, pues más vale que vayan espabilando. Estas pelis, por mucho que sean a veces torpes y siempre despreciadas, son más sinceras y van por mejor camino para sacar al Cine español del hoyo que las tres cuartas partes de las premiadas en los Goya. Lo malo es que somos nosotros, quienes las echamos de menos, los primeros que las llenamos de mierda para que no vaya a verlas nadie.
Publicar un comentario en la entrada