07 noviembre 2013

3 pelis sólo recomendables antes de los 25, rol y mis reflexiones anti-fandom

Este blog no tiene un cometido definido. Nació como entorno de frikadas y vocero de mi antigua librería, pero tampoco era mucho de reseñar o enseñar novedades y a veces era usado (y aún lo es) para formar en frikeo desde mi generación a las dos anteriores a las que atendí.
Desde hace un tiempo voy enfocándolo como lugar donde compartir impresiones y utilidad del frikeo que echo en el depósito. Algo ando rondando volviendo a consumir tanto cine de género (tiene que ver con Kalibre) además de serme tan entrañable por mi infancia; pero esto no es una guía de pelis porque no espero quedarme en reseñador impenitente de esto (soy polifriki) y hay decenas y decenas de pelis con las que no tengo nada que contar. Ni es curioso su planteamiento, ni su forma o desenlace. Nada que decir.


Encuentros Paranormales/ Grave Encounters viene a ser una más de ese porcentaje. Me la recomendó el bueno de Eban y pasé el rato entretenido hasta poco antes del final donde estaba ya aburrido. Pero intentaré sacarle algo de jugo al asunto a mi estilo: hablando de un producto en particular, pero llevando el tema a lo general.

La cosa va tal que así: el equipo de producción (rodaje) de un programa de estos de telerrealidad de cazadores de fantasmas (que parecen ser comunes y algo así he topado en alguna tele estando de visita) se planta en un sanatorio a estudiar su caso de supuestos fenómenos extraños. De primeras para cubrir expediente y dramatizar (falsear) el asunto lo más posible, pero resulta que hay algo de verdad en lo que se dice del lugar y todos pasan muy mal ratico. El asunto me suena, mucho. Para más originalidad está llevado como metraje encontrado, técnica de moda en estos tiempos que no me apasiona porque esté saturado, ya que es la primera (exceptuando las REC, pre-moda) que veo a pesar de tanto Paranormal Activity y similares.

Las historias de fantasmas son un subgénero la mar de gastado aunque es Poltergeist (de las que menos encajaría en él) la que lo hizo más famoso, pero nos viene originalmente de lo literario y de tan remoto como de dos siglos atrás. La fórmula es normal que venga a agotarse, ocurre cuando su público se sabe ya sus trucos ya (igual que con lo del metraje encontrado), pero me ha hecho mucha gracia (en sentido literal) el uso tosco que hacen de ella y un interesante añadido.

Es tosco porque recurren al susto fácil con deformado infográfico que debería tenernos cansados por los memes-susto de la red, o los insertos de video del pasado como imágenes de archivo, mal ambientados y ridículos. Ambas cosas me hicieron reir a carcajadas. El interesante añadido es que, quizás dada la torpeza, han tomado lo de recorrer laberínticos pasillos a oscuras en sentido absolutamente literal: es decir, que se pierden y el entorno va mutando. Como cuando cabreas a Ko E nah en uno de mis juegos de rol o en Dark City. Eso funciona como para mantener la peli en pie si no vas fogueado y, por supuesto, no tiene que ver con casuística paranormal conocida alguna.

¿Cómo queréis que no me descojone?

El recurso de intentar huir y darte cuenta que vas dando vueltas como si el espacio se moldeara en tu contra tiene un claro referente (si no es su primera aparición) en La iglesia de High Street, un relato tardío pero aún englobable en los Mitos de Cthulhu, escrito por Ramsey Campbell (está en la edición de Alianza Editorial, la copilación de Llopis). En Cine lo tenemos en En la boca del Miedo (también muy lovecraftiana), aunque en su momento achacaban los detractores puristas que este recurso era poco lovecraftiano. Como ven, nada nuevo bajo el sol.

Lo mejor es que aquí anda mucho más presente y es un pilar de la trama. No tienen mucho que hacer aparte de dar sustos a los personajes (y al respetable) mientras se separan y pierden los protas, así que les viene muy bien usarlo. Lo primero que debe aprender un jugador de rol en La Llamada de Cthulhu es a no salir corriendo (racionalmente) y pasar de todo cuando se topa con algo raro como haría alguien normal (como se supone que encarnamos en ese juego) y mediante este recurso es precisamente como consiguen que los protagonistas de la peli no lo puedan hacer.

El que gire en torno que van explorando azarosamente el lugar que creen que conocían como para poder orientarse pero que les engaña, me ha recordado a uno de los puntos fuertes del juego de rol Haunted House. Se trata de mecanismos en reglas para ir diseñando el lugar que exploran los personajes por tiradas (y para que se pierdan si hallando algo salen despavoridos). Encuentros Paranormales es una mala peli (o al menos insípida) del campo del terror mediante sustos, pero puede ser especialmente inspiradora para una partida one-shot (de una sola sesión) que sería muy adecuada de jugarse con este juego por su enfoque y reglas. Juego que por cierto, puede conseguirse en una de sus ediciones legalmente gratis.

Volviendo a la peli en sí o el que me de risa, yo soy mal destinatario para el film. Tengo conocimientos rudimentarios de investigaciones de este tipo, me he colado en sanatorios de verdad y he tragado decenas y decenas de pelis por el estilo.
He de reconocer en ella un tremendo (y nada casual) parecido con Sesión 9, una peli modesta con buen reparto para cumplir contada sin esa mentira forzada (no acuso, el arte es fingir) del metraje encontrado. Si podéis haceros con ella tendréis una peli con muy poca acción, poca música ambiental y apenas nada de oscuridad ni recursos fáciles, el arte está en que se construye a través de su atmósfera demostrando mucha más sabiduría. El talento se reconoce cuando no necesitas efectismos CGI ni sustos de repronto, sino que vas más y más creando inquietud y siguiendo lo que cuentan con mal rollo en el cuerpo y, cerca del final, intentando comprender que es lo que pasa realmente fuera de cámara para reconstruir la historia. La que menciono sí es una gran peli en su campo, y esto es un producto barato para un rato que te vale si no estás muy acostumbrado a ello.

Los protas son más jóvenes y guapos (me mola la enanita proto-gótica), el presentador sobreactua mucho (parece un Doctor Who) y el entorno a oscuras viene a ocultarnos que no han topado con un sitio en ruinas de verdad, que parece que han usado unos cuantos pasillos de un cole por la noche. No me preocupa la falta de presupuesto (la Posesión Infernal original es lo que es con cuatro duros), pero si Sesión 9 puede dar canguelo en enormes habitaciones de día, algo harán mejor. No obstante, entiendo que esta de los Encuentros Paranormales (¿decir Encuentros de Ultratumba les parecía incompresible a las nuevas generaciones) entre bien de primeras a gente lo bastante joven y poco formada como para no conocer mucho más género y mucho mejor. Por algo se empieza y yo me tragué muchos telefilmes y series de terror setenteras editadas en video sin piedad cuando eso era un negociazo y editaban de todo y de cualquier manera. Toda formada, selecta y refinada afición pasa por tragar cantidades de mierda a tu alcance cuando empiezas hasta ir discriminando e informándote. El megafan emo de Crepúsculo de hoy podría andar bloggeando en una década sobre la trayectoria del cuento gótico y los que me habéis leído desde hace 10 años aquí o en foros, sabéis que algo he aprendido a escribir y de mi afición por el camino (vergüenza me doy ahora al re-leerme). Vamos a ver si tenemos esto siempre en cuenta tratando con los que empiezan.

Ese pensamiento mencionado respecto a que mala, mala no es, aunque solamente vale para empezar siendo novato me ha venido también viendo The Apparition, con mucho mejor presupuesto y demás, pero que me ha resultado tremendamente aburrida. Sé que es cosa mía, porque la temporización anda bien: prólogo interesante y movido, presentación de personajes, dilema cerca del minuto 30, cirio antes del 50, fake finale y susto final del final de verdad. Menos de hora y treinta. Digamos que me conozco demasiado bien la fórmula y los recursos de lo que me contaban, pero los mimbres parecen bien escogidos y trenzados dentro de la norma.


Aunque sea peor para verse, tiene mucha más chicha en rol que sacarse. Tenemos fenómenos paranormales inventados que revolucionarían este campo, y la historia de fantasmas en lo que parece un poltergestist (como fenómeno, no un remedo de la exagerada peli del mismo nombre) viene a derivar en un planteamiento rayano la ciencia ficción (o un terror paracientífico parecido al de Lovecraft) que me ha gustado mucho. El siguiente párrafo es SPOILER:

El fantasma de turno no es tal, sino algo de otra dimensión que ha sido llamado por hacer el gili invocándolo cual difunto; lo que permite usar tecnología para aplacarlo (relacionada con las ondas cerebrales) y evitar que permee en nuestro mundo. Y aquí acaba lo bueno, porque ni nos cuentan por qué le tiene manía a los investigadores ni como terminan de funcionar esos supuestos aparatos (pura fantaficción, cachis) o una especie de jaula de Faraday (como la usada en psicofonías, no la del tipo de Perdidos) para mantenerle lejos. Si no fueran tan torpes con todo este trasfondo, y se les ocurriera hacer algo mejor que imitar a The Ring saliendo un ente con pinta de minero sucio de ¡Una lavadora! o lo forzado de la vista por cámara de seguridad (¿el fantasma te enfoca y ves como te enfoca? UUUUUUUh ¡miedorl!), Igual alguien que hubiera visto este truño la recordaría. Por cierto la caratula también es un SPOILER.(fin)

Cualquier director de rol un poco imaginativo podrá sacarle mejor partido a su premisa, y en realidad no tiene tampoco que esforzarse mucho. El rol tiene una ventaja sobre las pelis que se disfruta especialmente en las de terror y acción: son los jugadores los que hacen cosas y les pasa los que les pasa a los protas a través de su alter ego, así que muy mal tienes que hacerlo para que se aburran como jugadores o sientan que hay flecos. Es mucho más posible que disfruten mejor el argumento desde esta perspectiva más inmersiva de ficción. Por más que sea la peli en la que te bases muy mala.

El caso es que termina siendo curiosa aunque fallida, pero quizás entretenga al neófito. Al principio parece que hay algo paranormal solamente porque un tipo del montón está con una novieta tan guapa y encantadora, pero esto deben tener pelis para los chavales de ahora, gente joven de buen ver, trastos que usan (móviles e Ipod) y aspecto moderno. Los de Sesion 9 son todos unos curris viejos muy poco glamurosos, yo lo entiendo; hay que conectar con el público.

Una cosa de la que deberíamos guardamos mucho los fans veteranos es de ser unos malditos pesados en la red cagándonos en el remake de turno o insistiendo en eso que no se hacen películas como antes. Seamos francos, aparte de la patente normalización y lo descafeinado del Cine de ahora (por cuestión de calificación por edades y corrección política), hay grandes pelis para nosotros, muchas, que no se sostendrían para nada como tales para nosotros si no fuera porque las vivimos jovencitos y cimentando esa afición a la par que las bañamos en entrañable nostalgia por lo que fuimos y sentimos más que por lo que siempre han sido en realidad. Para colmo, si quitamos toda la morralla y pelis solamente medio bien, nos quedaremos con un pequeño grupo de películas seminales y brillantes que, seguramente, no conectarán con el nuevo público al que quieren reclutar.

Un tercer filme insoportable (para mí) del que hablaré aún menos es el remake de Noche de Miedo/ Fright Night (y que no lo salva ni metiendo literalmente un Doctor Who), pero ¿sabéis qué? revisé hace poco la original, pero ahora es una peli aviejada y lánguida con viejales haciendo de adolescentes mientras visten de adultos y lenta, lenta a rabiar. Dolerá decir esto, pero es así y ya le pasaría un poco incluso a mediados de los 80. Se narra ahora además de forma distinta, es lo que hay.

El ''cazavampiros'' original, referencia y homenaje en los 80 al Vicent Price y las pelis vampíricas clásicas de los años 70

Es evidente y hasta palmario que la nueva no aporta nada, ni mucho más ritmo; pero no se suelen hacer los remakes para nosotros, los aficionados de mediana edad y cualquier industria del ocio (porque esto es pop y el pop es industria y si no es folclore en cuanto cultura) se mira por mantener la llama y el ritmo de entrante en caja atrayendo nuevas generaciones. No hicieron ese puñado de pelis memorables de los 80 (y las montañas de caspa) para los que se metían mano en los autocines durante los años 50, tampoco Crepúsculo o la nueva Noche de Miedo es para nosotros. A mi no me funcionan, pero es comprensible. No dudo que sean demasiado correctas y poco salpiconas, (la distri y el PG manda), o poco imaginativas, pero el tiempo hará criba y algo bueno quedará para revindicarse y serán grandes para algunos. Sabiendo esto y por qué no me van, no me siento con fuerzas de despotricar contra ellas, llamar idiota a quién les guste y maltratar a la generación fan que viene a sustituirme, cosa más absurda si cabe porque el blogging está pasado de moda y ni me estarán leyendo. Bloggear es cosa de viejales quejicas escribiendo por la noche desde lugares remotos sintiéndose incompredidos y buscando similares... sí, como los gays en el armario de mediados de los 90. Los chavales destinatarios de estas pelis andan viéndolas a escondidas, echando un polvo o jugando al rol hasta madrugada en vez de escribir tanto sobre rol.

Y el ''cazavampiros'' del remake de Noche de Miedo, no-referencial pero capaz de conectar con su público objetivo (o esa era la idea)

Pues me parece muy bien que se sigan sacando pelis de género y me parece que gran cantidad de ella son una birria, pero están mejor que no estando y viva la oleada de seres sobrenaturales emos (que tras Vampiro: La Mascarada es para estar curado en sustos) y muy bien está tanto slasher que no merece llamarse así que tuvimos en los 90 a rebufo de Scream, la mierda también es abono, siempre se encuentra algo bueno en ella y uso tienen estas cosas para que, por ejemplo, pueda haber tenido un público recientemente las pelis de Rob Zombie, que a estas alturas está ya aprendiendo con las últimas a hacer pelis bastante potables. Quizás no falta talento, pero sí sobre intereses comerciales al ser el género carne de mainstream en vez de producto marginal, pero eso sería otro tema, y un tema para viejales. Si eres joven, criado en la FK o no, de lo que tienes que preocuparte es de empaparte de todo lo que pilles que ya juzgarás en podios aislado en la red cuando seas más viejo.

Así pues, para reflexionar sobre todo esto me han servido estas tres pelis y mira, algo he aprovechado. las dejo aquí recomendadas si eres un chaval junto a alguna otra para ampliar y señalo unos cuantos despieces interesantes si os va eso del rol. Yo voy a ver si encuentro alguna cosica que me llame la atención habiendo visto de todo.

Aceptemóslo: las tramas se repiten, los planteamientos se clonan, Los 4F se separan y lo arreglarán, Batman cede el puesto al Robin de turno pero luego vuelve, Spidey no cambia tampoco... No es el eterno retonno de Nietzsche (o no del todo), simplemente, no suelen hacer ya ni las pelis ni los tebeos para nosotros y muchas de sus fórmulas ya eran viejas entonces. Sólo se renueva lo viejo para enganchar a los nuevos o por excentricidad, el pop es lo que tiene y lo desfasado eres tú.   
Publicar un comentario en la entrada