24 octubre 2013

Horror D6 (Miedo y Asco usando la documentación oficial D6)

Si me tenéis por G+, habréis visto que un servidor, comentarista por allí de vez en cuando, pero que rara vez ponía ''estados'' o abría temas, salía hablando sobre un bestiario del que andaba traduciendo parte y me traía loco.
No estoy en nada raro ni secreto que no se haya anunciado. Desde que Fanzine fue la lanzadera del trabajo de Kellhound traduciendo el Adventure D6, me prometí hacer algo más por el sistema, que me ha parecido siempre muy cuco (me encantan las descripciones en dados y modificadores, quizás vicio del Cyberpunk 2020). Trabajarse un libro de estos es un coñazo, lo sabré yo; así que estando traducido ya, la idea de seguir ofreciendo contenidos para él era tan atractiva como respetuosa para con quien se encargó de traducir el libro también de gratis.


Básicamente, ando empollándome a fondo el sistema, que cambió para la segunda edición del juego de rol de Star Wars (origen del sistema y juego que lo hizo célebre), pero cuya segunda versión de reglas no conocimos aquí. Para colmo de males, el Sistema D6 cambió otra vez (una vez más al menos) para la última edición del sistema, publicada en un libro de referencia previa a un juego de rol que nunca llegó (aunque algo se liberó al final). Mientras tanto, voy traduciendo herramientas útiles para aquellos que también quieran trabajar con el sistema (bajo licencia OGL) y por ahora son bichos a usar en tus partidas extraídos de suplementos oficiales.

Se hace un poco monótono trabajar con descripciones en reglas y tortuoso teniendo en cuenta como es el SPIP de Fanzine para montar tablas, pero me he hecho mis plantillas y voy generando un glosario de terminología del juego a la inversa, apuntando los términos de juego en castellano de Kellhound con su equivalente guiri para que todo lo que salga sea compatible con su versión del manual. Escuchando la radio de madrugada en mis insomnios, sin prisas y con la metodología descrita ¿qué podría salir mal?

Mucho. Era tan sencillo y buen plan como la adquisición de los derechos de este sistema de la editorial WEG por otra empresa. West End Games se fue al garete (y ya no tenía Star Wars, ni Cazafantasmas, ni Men in Black que yo recuerde..) y vendió su sistema a Purgatory Press, que prepararía un nuevo libro de referencia del sistema (el anterior no podían venderlo porque no era suyo) para luego sacar su primer juego de rol montado con él, una cosa space opera, creo recordar (observad como de suelto voy posteando comparado con cómo me exijo en FR intentando dar ejemplo). Seguro que entonces a ellos tampoco les cabía pensar que nada podría salir mal, y es que la forma en que llevaron este asunto me complica el mío.

Me ha recordado todo este asunto el para qué demonios sirve un editor y cómo se nota cuando hace bien su trabajo (o más concretamente, cómo canta cantidad cuando no se hace bien). Normalmente los editores de rol suelen ser tipos que les gusta esto y quieren sacarse su juego y/o que montan editoriales porque saben maquetar y aprenden/deducen lo demás por el camino. Este caso no debería ser muy distinto, pero hace brillar como glorias a nuestros editores patrios porque la concepción de la línea de Open D6 no diré que es aberrante (intento ser un tío amable con el trabajo ajeno) pero es que desanima a usar su sistema. Si le tengo cariño de esos partidones de principios de los 90 y se me están quitando las ganas, adivinad cuanto me hubiera apetecido pagar por él si no lo hubiesen liberado.

Purgatory Press acabó yendo al lugar que hace mención su nombre a velocidad hipersónica. Vamos, que ni llegaron a despegar y diría que se lo merecían teniendo muchos pecados que expiar en cuanto a cómo trabajaba su edición. Editar no es juntar todo y llevarlo a imprenta puesto en bonito y sin faltas.

Reponíendose de su última crisis nerviosa, allá por verano y buscando un entretenimiento entre encargos, el pobre Werden conocería en aquellas madrugadas el horror de las ediciones frankesteín, piezas que no encajan, monstruos inconcebibles y peligrosos bancos de caballas a enfrentarse al grupo de PJ (sí, sí, el pez, no hay errata que valga).
Sigan con nosotros y descubran que perder Cordura no es patrimonio exclusivo del Necronomicón.

Y el pobre Werden, como saben que no podrá contar esto en el Diario de Patricia y quienes pueden entender su caso los trata ya por la red de redes, pues os voy a ir contando y nos reiremos un rato y aprenderemos un poco sobre edición desde el mal ejemplo de los demás.

O esa es la idea. Tendría que haberme puesto otra película mala de terror y reseñarla, pero no, tenía que currar en rol de gratis para descansar de un curro rolero tras habiendo dejado lista mi parte de Fanzine... si es que es culpa mía. Enseguida seguimos.

PD: la imagen no es una gracieta, es del wiki pseudoficial que montó la gente tras extinguirse la editora

Publicar un comentario en la entrada