26 diciembre 2009

El testimonio gráfico del making of de la retroparty de hoy

Como ya sabrán por Tuenti, Facebook, los carteles en la ciudad, la plataforma Ocialia y Radio Macuto, hoy estamos más abducidos que la media habitual de trance místico-laboral sirviendo paquetes y preciando cosas en la FK debido a la celebración de nuestra cacareada Retroparty.

Teníamos un poco abandonadas estas santas costumbres, así que un servidor corto y perezoso gracias al entusiasmo que le puso Gwen (veáse fotos anteriores en el blog), enterada de la existencia de mi colección en almacén; nos propusimos sacar y ordenar todo el material aprovechando el finde, pero entre consolas oficiales, clónicas, rarezas, aberraciones y ordenadores personales de los 80 juntamos cerca de 50 aparatos, por lo que entre que ni yo me creía que tenía tanto cacharro almacenado, el lío que montamos en la FK y el que habría que dejar algún testimonio de todo el desbarajuste ocasionado (y arreglado pal lunes) para que luego no diga Koña que no había currado nada ese finde, pues como que nos ha quedado una especie de making off de la retroparty que os soltamos hoy (sí, post medio-enlatado) ganando tiempo hasta que acabemos aquí el evento y tengamos las fotos para la crónica. ¿Os voy enseñando el género?

Bazares, que lugares



Estas son las clónicas de la Atari 2600, que hasta que copiaron la Game Boy los chinos fue la consola más fabricada marca blanca de la historia. Aquí en Córdoba algún bazar a finales de los 80 debió hacer su agosto o sus navidades, porque me han ido regalando unidades ya con una década de uso y yo acogiéndolas aunque fuera para repuestos acabando con 3 idénticas que son idénticas a la Junior de Atari salvo la pegata, pero me refiero a que son el mismo clon con el TV Game impreso. Nosotros usamos habitualmente una con más de 200 juegos en memoria que nos consta que se vendia en los 90 en La Meca, (de cuando pasaron por allí Abd Ahr Rahman y Abdul Wahib Jimenez, amigos de esta santa casa) y sale en las fotos solo de refilón al estar instalada ya en el banco de ocio.


 
Me sorprende repetir tantas veces con la misma clónica Atari porque es francamente raro habiendo tantas, distintas con los más peregrinos nombres (como Bonitron, por ejemplo) aquí hay otras 3 de la cole junto a una de mis Atari 2600 Jr. canónicas. Se puede ver que son exactamente iguales, aunque una dice que es una 2600 (a secas) en la pegata, otra dice Omegavision (homenaje a la ColecoVision, supongo) y la última tiene un logo misterioso que recuerda una captura de pantalla del Pipedream bajo un imperativo Insert Cartbridge Here, que suponemos que no es el nombre del cacharro.

Er Mega Sedé



Y este es el famoso MegaCD que nos hacía llorar y desesperar con sus intros estilo anime en las revistas de cuando casi nadie se conectaba a Internet y no existía ni Napster (ya de bajarse cosas ni hablamos). La realidad nos la puso en su sitio en poco tiempo. La definición era pobre para el video, (con lo que a menos de que fuese rollete anime de colores planos y escogidos se veían mal, muy mal peor que los mini videos Quicktime de Urotsukidoji PC Video del noveintaypocos), el catálogo japonés la mitad ni lo olimos, viendo la otra parte restante repartida entre los juegos que solo eran el de cartucho normal pero con intro anime, mejor sonido y poco más, (caso ejemplar el Prince of Persia), los que eran el cartucho con eso y algún extra (el de Batman con las fases de coches en plan Road Blasters) y los que erán ESTUPIDOS juegos basados en videos de calidad que ahora harían llorar como entonces. Entre estos Road Avenger, anime, macarra y (valgame la redundancia) Mad Max era de los pocos que se salvaban más o menos, junto al Sonic CD; así que pensamos poner el primer mentado en la retroparty, tal como hemos comentado ya en el blog, para que una generación posterior de jugones comprenda como las pasábamos canutas con la limitada jugabilidad de Dragon´s Lair.

Mis queridas aberraciones



La caja esta es una pistola con pedalera para Play1 y juegos que se usaban así. Es que la vi, con la elegante pinta de una pipa de verdad, (algo que no de vergüenza encañonar, no como las Zapper y Scope de mi tiempo) y me dio un furor consumista en una tienda de trastos de segunda mano. Lo peculiar es que ni me gustan ese tipo de juegos, con lo que nunca he tenido ninguno a mano y que a día de hoy tampoco  tengo, así que con lo único que pudimos probarla hace un par de años fue con el Resident Evil de disparos en primera persona (fijénse como me acuerdo de lo que me gustó) en una PSOne venezolana con transformador especial y entrada de video prestada que hacía que se viera en ByN, y el trasto se portaba francamente mal en atinar. Eso sí, esa caja con una Deunan Knute plagiada de la primera pareja de tomos de Appleseed (luego sería más esbelta y los trajes del SWAT más fashion) me compensó con creces los 6 euros que pague por ella.



Esto es otro clon oportunista y horripilante de la NES, la Hello Entertainment System (igual alguien la llamó HES, pero creo que nadie la mencionó nunca salvo como esa cosa). De pinta es una NES con periféricos de calidad infame y juegos plagiados en memoria interna que no sé si está corrupta, si son de una dump mala a desgana o que les pasa, (sin descartar la posibilidad de que sean una soberana mierda, claro) pero la caja original donde la guardo es maravillosa. Le roba la foto (imposible) de la familia feliz de la NES original al otro lado, pero este, este... aberrante dibujo de inspiración con el Contra, es de puro malo kisch de bazar. Ustedes no saben apreciar en que mundo feliz viven donde las portátiles tienen batería y no pilas (batteries), a las consolas les funcionan emuladores dentro y se pueden descargar juegos; pero es que además gente embelesada por lo grotescamente hortera como yo antes teníamos que ir a las zonas más oscuras de bazares recónditos. Ahora está al alcance de todos gracias a la proliferación de los Todo a Euro/Chinos.
La he usado de verdad, con el Koña. Creo que ambos queremos olvidarlo, pero fue gratis y entretuvo un rato.



Aquí se puede entrever la Poly Station, que parecen haber descubierto ahora algunos medios del sector y de la que se ríen vilmente. A mi me gustan los cacharros esos (licenciados) que conectas a la tele y te sirven de MegaDrive y demás, no soy un purista, (pero no dedico pasta a eso y estas cosas llegan a mí gratis), pero me entrego con encanto a estas imaginativas formas de colocarte un clon rozando el timo, que es lo que es esto, descubriéndose su horrenda verdad cuando abres feliz la tapa y no hay CD que valga, sino un puerto de cartuchos de la famosa consola de Nintendo. Creo recordar que probamos la conexión y no tiraba con el Mario Bros 3, pero no me hagan mucho caso. Podría haberlo comprobado para este amago de inventario, pero ¿vale la pena?



Me tocaría investigar si este engendro era francés, aunque sospecho que se facturó con la caja así para venderse en paises francófonos como Argel o Bamako (capital de Mali, Estado africano contenedor de la ciudad perdida de Timbuktú), no es broma. La revolución cultural de los 80 cortó las alas a Irán de ser el proveedor de cacharros a países de franja islámica, (entonces ellos tenían su propios modelos basados en el MSX) y productos indonesios y asiáticos en general empaquetados en francés o Árabe kúfico acaban en esos lugares cubriendo su hueco, (que no es mucho) y pasando a España por la picaresca de comprar para los bazares imitaciones norteafricanas de relojes y demás. 

Mis rarezas



A pesar de ser una colección desordenada, pillada a lo pobre poco a poco (yo diría que reciclada de sus dueños) y poco atendida, (no he perdido el aliento persiguiendo nada, solo he aprovechado oportunidades que llegaron a mí) tenemos algunas cosillas rarunas y de coleccionista. Esto es un cacharro frances, francés, de cuando diversos sistemas saltaban al ruedo ante el éxito de Atari en USA, la no salida de japón de la primera Mark de Sega o la primera de Nintendo y que los asiáticos piratones no se habían molestado en clonar la 2600. Valían una pasta, no eran compatibles salvo consigo mismas y duraron suspiros. No obstante, los juegos no eran nunca dechados de originalidad, sino pacmanes, invaders, pongs de baratillo y algún feto que no sabemos si era originalidad mal cuajada como le pasó al ET de 2600 o es que les había salido del culo directamente.
En este caso viviré con el misterio, porque solo traía un puñetero juego y solo funciona en sistema francés SECAM. Claro, por eso se lanzaron tardíamente a hacer esto y no importaban directamente la Colecovisión, es que no les valía en sus teles. Decora, me mola su aspecto rudo en plan mando Telematach y nunca se sabe cuando puede caer en tus manos una tele francesa, quizás mañana. Cosas más raras han caído en mis manos como, por ejemplo, este mismo cacharro.

Si quereis saber de donde salió, la verdad es que desde un bazar histórico hace unos años. Me avisó Dany, Dany, Dany famoso ahora por su Destroy the Humanoid y el Retrotalibán, que la vio de camino a casa saliendo del curro. Por 3 euros que me costó mucho pedir sería que me funcionara y todo.



Sobre el Amstrad de 128k y al lado de otra Atari 2600, (esta sí es la mía pillada en el 86), queda esa cosa blanca que no sabrán lo que es, pero realmente casi nadie lo sabe que no hable cirilico. Se trata de un ordenador personal de los de antes con teclas de goma desarrollado al otro lado del telón de acero usando las capacidades para el espionaje de la KGB y replicando el Z80 por laminado. Se preparó para algo más que jugar en casa, y es que se imitaba el concepto de producto casero (y barato) de Sir Clive Sinclair, es decir, construir (ensamblar) un ordenata barato con elementos fabricados por terceros y despojarlo de integrarle per se disketera, casettera o monitor. Se trata de la edición limitada de una variedad concreta de estos computadores soviéticos, preparada para coprocesador y con accesos a cacharrería ya que se esperaba que sirviese para fábricas o centrales nucleares. Conté hace tiempo la historia de estos aparatos y su loca captura tras sobornar al primer tuno de Hungría contando con un cabeza de puente en el país, sírvanse si les apetece. En Primos y Robotrones, Parte I y Parte II



Y aquí puede contemplarse el pifostio que se lío y que me tocaría a mí arreglar al día siguiente antes de que nos cogiera el toro (y el lunes) teniendo que preparar portada lunar del Fanzine Rolero y subir novedades a la virtual, (aún estoy en ello, sorry) Uso este tiempo verbal porque escribo esto tras haber sacado todo esto para ordenarlo en un ordenado y flamante banco de ocio reciclado en mueble y estos aparatos del pasado; pero esta fue la reordenación y catalogación que exigió los previos a la retroparty que celebramos hoy.
Publicar un comentario en la entrada