24 noviembre 2004

Retroparty III en FK

(no comments) Posted by Hello

Los participantes de la última retroparty con la maquina de competición y unos cuantos objetos rituales (foto ampliable).

Una retroparty es un evento que nos hemos sacado de la manga donde jugamos en plan arqueológico a juegos de las primeras consolas, es más, a juegos que seguramente son más antiguos que muchos de vosotros. Celebrada la primera de forma más o menos formal en junio, cuando aún no teníamos ni las estanterias montadas en la tienda, continuamos en la brecha. Pendiente está está el cumplir con la tercera esta misma noche y siguiendo las sanas y santas tradiciones: colegueo, alcohol y pique puro y duro. Cuando Pachi, uno de nuestro más entrañables habituales me pidió probar alguno de los cacharros que tengo en exposición, (una VCX 2600 del 78), nos llegó al corazón y no hemos tardado en improvisar, (porque es así como salen los eventos sociales bien), otra en menos de que lo canta un perro de Tíndalos.

¿Que puedo contar al profano ante la posibilidad, cada día más cercana, de montar una de puertas abiertas y una exposición de viejas glorias consoleras?. Bueno, la gracia de estas cosas es volver a los estados primitivos pre-3D y sin necesidad de los tutoriales esos para comprender en poco menos de una hora como se juega a algo. Dos botones como mucho, una palanca o cruceta y comprensión total de la dinámica en 20 segundos. Aun quedan juegos así, pero antes no había otra cosa, y su trabajito que les costaba hacer uno sin metaherramientas ni poder incluir musica pregenerada, (.wav, .mp3), en vez de programar para que el mismo cacharro hiciera musica de sus pocas ofertas de sonido, (¿canales de sonido? ¿en serio?).

Otro de los encantos es comprobar que caminos no se seleccionaron para crear las distintas escuelas de videojuegos de hoy en día, puede que la fama de un Doom, (que no fue el primero NI DE COÑA), diese una estirpe de juegos en primera persona, o apareciesen los juegos de estrategia en tiempo real cercanos a un control estándar, pero buscando en los origenes podemos toparnos con juegos como aquel del ''hombres bala'' donde hay que coordinar inclinación del cañón y fuerza del viento o juegos de bomberos, por no hablar de extrañas proto-aventuras gráficas de alto poder lisérgico, (especialmente si tienen menos de 16 colores de paleta y ya estamos cerca de acabarnos la botella). Demonios, se puede aprender tanto sobre los juegos de ahora con los de antes...

Y por último, lo que de verdad nos gusta es juntarnos vieja guardia, y ponernos con gente que o bien lleva años sin jugar, (a veces hasta desde la época de los juegos de la sesión), o bien nunca ha jugado; porque eso es lo importante de estos juegos, siguen siendo igual de divertidos si pasas del choque inicial de ver algo a todas luces arcaíco, diversión pura sin añadidos de alto diseño ni excusas argumentales, hasta sin violencia explicita, (que algo malo tendría que tener), como mucho metafórica por la excasa definición que puede demostrar un puñado de cuadros de color llamados pixels.

Competitividad pura en una mecánica simple y directa. Sin florituras ni presentaciones. Los viejos trucos siempre funcionan.

Bueno, prometo que si el evento lo merece hacer una crónica de la retroparty, como ya hice con la primera en mi blog personal, pero ya estaís avisados de que cosas nos montamos la cúpula de Fundación Kaufman cuando nadie mira. Vete a saber si para la próxima no estaís todos invitados y llenamos esto de teles y engendros de hace 20 o 30 años.

No todo va a ser Warhammer ni Magic en la viña del señor, caramba.

Publicar un comentario