09 noviembre 2015

Más ideas ciberpunk: Tecnovikingos, arte de Internet, censura y estrellas de la nada que intentan evitarlo...

Technoviking fue cosa de la loca Internet, el producto de un vídeo casual viralizado, alterado, remakeado, fuente de memes e incluso de teorías más o menos locas y conspiranoicas. Unos hablan de arte, (a mi me recuerda un culto) pero todos los que lo han mirado más allá de paladear una curiosidad, piensan que es cultura... de Internet.

Lo primero es lo primero. Puedes que no sepas de esto porque es algo muy de 4Chan aunque arranca en Europa, su Alemania natal viral. Todo comienza con este vídeo que muestra un pequeño disturbio o un posible disturbio, frustrado por un forzudo desconocido en una fiesta masiva callejera alemana, la Fuck Parade, opuesta a la célebre Love Parade.


No es la mejor muestra, y es posible que si lees esto habiendo pasado tiempo de ser posteado este texto, no funcione el enlace. Copias del video original y fan-art basado en este son retirados continuamente de la red, compitiendo con el ritmo que vuelven a subir. Usa un buscador poniendo ''technoviking''. No entenderás esto del todo si no ves el video.

Esta escena del rescate del Tecnovikingo a la dama y su posterior danza, su imagen icónica espontánea de fuerza, orden y fiesta, es grabada de forma casual y se convirte en viral, en objeto de meme y cierta burla, pero no sin cierta admiración y envidia. Luego se convierte en modelo a imitar en performance (imitación, como todo arte), conviertiéndose en parte del joven y perenne patrimonio cultural de Internet.

Para entender la óptica de este asunto debéis tomar que en esto hago como en mis largas reseñas de un juego de rol: existe un asunto concreto que se analiza en detalle y esto lleva a conclusiones o reflexiones generales. Por eso mis reseñas en Fanzine Rolero son tan dispares en juegos elegidos. Cthulhu D20 hablaba de prejuicios roleros, de ampliar y renovar las miras de las adaptaciones de Lovecraft. Galactica RPG trataba la adaptaciones de universos de ficción cerrados con su propia historia y trama principal, y podría hablarse de esto con sendos juegos de ESDA y Star Wars de la era Joc, pero reseñé los que reseñé. El Technoviking es un fenómeno peculiar, pero su análisis nos puede dar inspiración a la par que conocemos como funciona la cultura de Internet. Habla sobre como sería la cultura del futuro que queremos crear. Creedme, es representativo sobre la red, la memética y qué cosas nos deben inspirar para un juego ciberpunk de verdad.


Está el hecho en sí y por otro lado lo que este genera en forma de cultura, habiendo en ello a quienes deberíamos llamar artistas aunque solo alteren imágenes toscamente o se graben reproduciendo la escena. Sin embargo, el sujeto que les inspira es una persona real, no un personaje interpretado, teniendo derechos de imagen y de privacidad. Es obvio que debe beneficiarse del dinero que genera su imagen en publicidad y mercadotecnia pero... ¿también la chica rescatada y el agresor? y si cumpliendo con sus derechos reconocidos, se eliminan estos contenidos o se censuran (como ocurre en el documental adjunto al final) ¿no se nos despoja de algo que como cultura en cierta manera nos pertenece también y se coharta la libertad artística? La parte del dinero es infinitamente más clara y sencilla de solucionar que lo otro, deseo de la persona que a su pesar se ha convertido en célebre en varios países con un apelativo tan cuestionable como el tecnovikingo. Nuevas tecnologías, nuevos problemas humanos para su gestión y dirimir que es justo o no. Aquí este caso asciende a convertirse en ejemplo sobre qué tipo cultura somos, ejemplo y precedente de qué hacer en casos similares.

Cerrando la parte de Filosofía del Derecho, por así decirlo; tenemos más cuestiones sobre las que aprender de este caso. Por ejemplo, el hecho de que a pesar de la negativa de la persona real filmada y el que se eliminen sus vídeos por decreto judicial, dispara lo que se conoce como efecto Streisand, y aparecen aún más copias que había antes. Esto, que no entro a juzgar, es una dinámica de la red de redes tan presente como para tener nombre y que debes tener en cuenta cuando en tu ambientación representes algo parecido a Internet pero aún con más gente, más evolucionado y aún más permeable (y poderoso) para con el mundo real offline.

A pesar de lo que suele creerse, en la red el anonimato o la libertad de expresión (o libertinaje) no es total, y otro factor son las leyes para un mundo antiguo pre-Internet y, muchas veces, interesadas en reprimir a la población a las que se ciñen, y eso cuando no son meramente reglas idiotas sin mala fe. Me explico, por el derecho de imagen, habría que perseguir y eliminar referencias como memes o imágenes de firma que aparezcan en un foro; pero las leyes españolas de cuando escribo esto hacen responsables a los administradores de un sitio de Internet de la vulneración de las leyes de propiedad intelectual, en una forma de responsabilizar a los propietarios de una página que un usuario ponga enlaces de descarga a obras con copyright. Se hace para atajar lo que llaman piratería, pero es un precedente legal muy peligroso. A efectos prácticos, es imposible llevar la monitorización en tiempo real de todo lo que se publica en un foro grande de verdad como Reddit o Forocoches, siempre depende de tiempo para ser detectado y de colaboración de otros usuarios notificando lo que no cumpla las normas. Por tanto, tras un fallo judicial parecido al del caso Technoviking, en España se podría practicar el cierre de sites solamente porque a alguien se le ocurriese subir un meme o una imagen de las prohibidas, condenando a sus administradores (y usualmente sus propietarios).

Nuestra legislación actual pone el cumplimiento de la ley y el cierre cautelar de sites en manos de una comisión extrajudicial del gobierno, cuanto antes y ANTES de juicio. Podeís investigar sobre la llamada Ley Sinde. Así que ya tienes inspiración para interesantes giros en tu ficción: un blog o una página muy seguidas que fuesen críticas con el gobierno o que revelasen datos incómodos, podrían ser censuradas con la excusa de un link de descarga o un meme ilegal. Puedes contar con que su administración notará esto y lo eliminará antes de que la autoridad lo detecte... pero ¿y si son los agentes del político corrupto, puesto en compromiso por lo que se dice, los que suben ese contenido y toman una captura de pantalla para al minuto siguiente tramitar el mecanismo legal de cierre de ese medio?
Entonces, el tiempo que estuviese la información disponible y su calado, como para propiciar decenas y centenares de copias en otros sitios por el efecto Streisand, sería lo único que podría salvar la libertad de expresión, que se sepa los personajes de tu ficción intentan difundir y un final feliz. Aunque seguramente intentará hacerles algo su enemigo descubierto en el mundo real, iniciando la parte de persecución de tu historia.

Con esto, y sin hilar mucho tenemos para tu ambientación el idear sobre personas anónimas que casualmente se convierte en celebridades de la red a consta de meme ¿Querrían rentabilizarlo? ¿serían acosadas por fans y bromistas? ¿serían imitadas por bandas y/o tribus sociales? ¿Os imaginais a un grupo de imitadores, ciberesculpidos o no, para parecerse a su ídolo y haciéndose llamar los tecnovikingos cuidando la seguridad de fiestas y conciertos? Yo sí, y es el típico detalle que creo que da riqueza a un módulo concreto. Si lo tomas del mundo real, es un guiño y agrada. Si te inventas algo parecido, mencionado en la ambientación varias veces y que se plasma las aventuras jugables, se convierte en un elemento que da coherencia y personalidad al total todo tu trabajo.

Memes prohibidos. políticos y famosos defendiendo su imagen. Agentes de servicio secreto u otras fuerzas usando esto como excusa para acallar webs, blogs y foros inconvenientes. Activistas que usan esos motivos artísticos como manera de resistencia en sí y demostrar su actitud contra el sistema, mientras que ellos mismos u otros, publican copias de seguridad de las informaciones a censurar además de los memés. Meter por medio estos asuntos de memética en la lucha social en la red contra la corrupción puede parecer frivolidad, pero mirad el mundo real y pensad en la máscara de Guy Fawkes con su relación con el ciberactivismo actual.

La máscara de Fawkes no es un invento de ahora y explota con la adaptación de un cómic creado más de 20 años antes, que la usaba como un icono revolucionario ceñido a Inglaterra por su historia siglos atrás. Antes de eso formaba parte de material de burla, de guiñol y celebración del propio sistema. Quizás en el futuro el símbolo de la paz célebre por los hippies venga a significar la guerra en otra inversión parecida. Si en 2015 hablamos de algo ¿memetizado? que viene de 1605 y mutado por el camino, no entiendo por qué no podríamos ficcionar sobre vigilantes urbanos basados en el tecnovikingo a finales de el siglo en curso.

Para aquel que piense en lo bonito de la fama, ser invitados a fiestas con todo pagado y la erótica que acompaña todo esto, nacidos ya en un mundo con el programa Gran Hermano y el famoseo barato a golpe de cópula en vez de sincero talento, la negativa del hombre tras el tecnovikingo de seguir siendo un viral o aparecer públicamente parecerá una soberana tontería. Es su libre decisión, él no lo pidió y, recordemos, es su derecho.

El caso del tecnovikingo es positivo y amable. Pero nunca sabes cuando se va a invertir una dinámica cultural de este tipo, de naturaleza incontrolable. Un terrorista como Guy Fawkes, amigo del asesinato masivo de gobiernantes por medio de explosivos es positivo unos 400 años después, pero una celebridad espontánea o al menos rápida, un working class hero o no, puede ser rápidamente defenestrado y su vida convertida en un infierno, siendo la inversión más rápida.

Existe un reverso tenebroso del caso de ''culto'' al tecnovikingo, por eso decía que su caso es positivo y amable. Uno en el que hay mucho de móvil sexual soterrado, humor con la drogas y automutilación, persecución y leyendas urbanas con cadáveres y psichokillers. Algo que el propio 4Chan, los de la mascota anime del ébola o el oso cartoon pederasta, intentó atajar viendo que se habían pasado de la raya. Pero de Cracky Chan, algo también inspirador pero mucho mas oscuro, perturbador e incluso religioso, quizás hable en otra ocasión. 



Publicar un comentario