10 agosto 2012

Streets of Rage III en Castellano!

Por Bare Nuckle (A Puño Desnudo, adaptando) no les sonará de nada, pero lo conocemos en Occidente como Streets of Rage y es el nombre de una de las mejores sagas de Megadrive/Genesis de mamporros (beat' m up) o yo contra el barrio como el podcasting está implantando como nombre del género. si han vivido esos primeros noventa con las consolas de 16 bits o, seguramente, la segunda mitad hasta la que se llegaron a arrastrar, es prácticamente imposible que no conozcan al menos el primero de la saga, que llegó a ser dado en pack con la compra de la consola en su revisión del modelo ya a los tiempos postreros del sistema.

.
Con tres personajes elegibles y juego a dos jugadores se comió con patatas la conversión de la célebre recreativa Final Fight que tuvo la SNES, ya que ésta se dejaba uno de los de la recreativa y lo de jugar a dobles. Streets of Rage fue siempre un deudor de ella, inspirándose en los personajes principales sin sonrojo, en algunos enemigos y en lo que venía a ser los detalles del juego mentado de Capcom que, por influyente, vinieron a ser tópicos y clichés del género, como los pollos en bidones, las cosas que lanzan los enemigos que queman...
También fue el juego que consagró a Yuzo Koshiro como músico encargándose de la BSO. Su carrera arrancaba mucho antes e hizo un trabajo más variado e impecable con The Revenge of Shinobi, uno de los primeros juegos de la consola; pero lo animado del sonido de Streets of Rage y sus melodías melancólicas arrancando todo lo (poco) que podía la máquina de Sega hizo que la afición se fijara en él (algo a lo que ayudó que fuera el único curri de videojuego que firmaba al principio del juego), pero ya hablaremos otro día de este señor.

La segunda parte aumentaba todo. Perdíamos el (normalizador) personaje negro, pero nos ponían a su hermano menor, nos daban un personaje forzudo que se basaba en el Haggard de Final Fight y también cogían situaciones y tipos de escenarios de este juego, por más que ampliaban éstos. Hasta copiaron el golpe especial a costa de vida que te liberaba de los enemigos que te rodeaban.

Pero la tercera parte que nos ocupa acabó con la saga en todos los sentidos. Poco le quedaba a la consola, no obstante; pero no faltaron las críticas. Superaba a los anteriores en opciones y extensión (de hecho, era uno de esos megacartuchos que con más megas de capacidad), pero no complacía la música (detalle muy fan) y venía a ser algo tonto eso de tener a un canguro boxeador (que no pegaba con el juego, si a los malos; supongo que es un guiño muy fino con la tradición de canguros boxeadores) y un ciberabuelo. No se salvó de suspicacias a pesar de contar con personajes secretos desbloqueables y todo, algo que en aquellos tiempos no era nada habitual y que en nada lo será en el futuro (porque siempre nos los cobrarán como DLC aunque están en el juego, pero eso es otro tema).

Pero hay unas cuantas cosas más que lastraron el juego. No suele saberse que se hicieron cambios en el para su versión en Occidente al considerarse muy violento, algo parecido a lo que ocurrió con quitar a las chicas del mentado Final Fight en distintas versiones. La cosa rozaba ridículos tan absurdos como quitar que al principio el prota soltaba una leche a la pantalla y ésta se quebraba, al considerarse que esto era como golpear a los niños destinatarios del cartucho.


 

Por todas estas cosas es celebrable la traducción fan (y gratis sin cobrar los encargados) del juego, ya que el interés del asunto no se limita a jugarlo en español en vez del inglés con que apareció en occidente (eso de localizar los juegos no se estilaba antes), sino jugar en nuestro idioma la versión japonesa sin censurar.

Además de esto, viene de fábrica con unos cuantos trucos activados. Podemos contar con un personaje jugable desbloqueado desde el principio, elegir 9 vidas o el nivel con el que comenzar entre otras features.



El trabajo ha sido cosa de -Pepodmc y se sirve a modo de parche para la rom. Es decir, para el archivo sacado (dumpeado en argot) del cartucho original japonés.
El modo de uso del parche es sencillo. Según el emulador que usen, basta con tenerlo en la misma carpeta y con el mismo nombre que la rom o bien es posible que necesiten aplicarlo a la rom usando un programa para ello.
Yo he usado el Lips, que creía solo usable con roms de SNES, y he hecho funcionar a la rom con un emulador chusco chino que viene de serie con la Dingoo (una consola cutre y barata de emulación). Tras esto, estoy seguro que podrán hacerlo funcionar en sus Pandora, PSP, NDS  tablets, Dreamcasts tuneadas, Xboxes con linux, móviles... y el cacharro que tengan para echar unas partidillas a cosas de antes si es que no lo hacen con el PC.

La rom no puede servirse legalmente con el parche aunque no se explote comercialmente ahora y viene a ser poco menos que abandonware el juego, (y debes tener el cartucho original para ganar el derecho a poseerla) aunque no es dificil de encontrar si buscan (recuerden, la japonesa) y no me extrañaría que se toparan con ella ya parcheada y todo; aunque acaba de salir hace unos días el parche.

Aquí les dejo la dirección para el parche.

No ha sido nunca mal juego para acabar la saga. Si lo han jugado, no es mal momento para revivir esos momentos mozos y enterándose bien de que se decía, por no hablar de disfrutar de lo que se nos negó por censura corta de miras. Si no lo han conocido, es un estupendo juego en 2D que ha envejecido más que bien como para que busquen imitaciones posteriores que andan por ahí ¿no?


Si no les suena nada, pues echen un vistazo a este estupendo post de Manu

Pues que lo disfruten.
Publicar un comentario en la entrada